cantante

El Pavo Frank

Francisco Antonio Hernández Valarín nace en Villa de Cura, edo. Aragua, Venezuela, en 1936.
Su pasión por la música comienza junto a su abuelo con quien escuchaba las melodías de la
emisora Radio Habana Cuba. A los 12 años viaja a Caracas, donde empieza a estudiar batería
bajo la dirección de Germán Suárez. Años más tarde, debuta como baterista profesional en la
Orquesta de Manuel Ramos y debido a su corta edad, 15 años, sus compañeros lo bautizan
como el nombre de “Pavo Frank”. Su desempeño fue tal que, nueve meses después, en 1953,
pasa a formar parte de la orquesta de Aldemaro Romero. Al año siguiente, viaja a República
Dominicana donde continúa sus estudios musicales, regresa a Venezuela y actúa con la Orquesta de Wily Pérez y más adelante con la de Chucho Sanoja. Hasta el año 1958 trabajó con las
siguientes agrupaciones: Orquesta Habana Cuban Boys, la Orquesta de Pedro José Belisario y la
Orquesta del Maestro Luis Alfonso Larrain. Participó también en conciertos de jazz con artistas
invitados de los Estados Unidos como Barney Keesel y John la Porta. A partir de esa misma
fecha, se traslada a los Estados Unidos de América para ampliar su técnica y experiencia en
la batería con el maestro Henry Adler. En Nueva York, EUA, actuó junto a Randy Carlos, Tito
Puente, José Fajardo y Pérez Prado; luego pasa a formar parte del grupo de solistas de Mongo Santamaría, alternando con
grandes ?guras del jazz como Machito, Dizzy Guillespie, Chick Corea, Hubert Lawa, Jimmy Smith, Art Blake. A ?nales de 1964,
es llamado nuevamente por el maestro Aldemaro Romero, momento en el que crean el ritmo Onda Nueva, con el cual viajan a
Francia, Suecia y Holanda, entre otros países europeos y también a naciones caribeñas. En la actualidad, comparte una importante tarea de enseñanza con su banda integrada por nueve músicos. Con esta agrupación se propone continuar difundiendo
su arte, como lo ha hecho durante su fructífera labor de más de cuarenta años; que le ha valido los premios Mara de Oro, Águila
de Oro y la nominación al premio Casa del Artista

Gladys Urbina

Cantautora, poeta, narradora y cantacuentos, Gladys Urbina Martí-
nez nace en Río Chico, estado Miranda, Venezuela. Desde muy niña
se involucra en las artes, por considerarlas una “Gran fortuna” y
porque no concibe la vida sin creación. En la escuela, se expresa a
través de cantos y poemas de su autoría en diversos actos culturales;
también entra al Coro infantil de la escuela de música del profesor
Félix Ruiz “Felucho” y a sus clases de cuatro. Luego, casi adolescente,
se incorpora a las clases de teatro de la Escuela Vicente Emilio Sojo,
de su natal Río Chico, con el director y dramaturgo Edilio Peña.
Con el anhelo de expandir sus conocimientos artísticos, Gladys Urbina se instala en Caracas y se involucra en diversos estudios relativos al arte. Lo hace en instituciones como la escuela Juana Sujo, el
Grupo Gremio y el propedéutico del Teatro Nacional Juvenil, entre
otros. Paralelamente, participa en agrupaciones corales y musicales
como la Coral CONAC Vicente Emilio Sojo, dirigida por Gilberto Simoza; el Grupo Vocal Santiago de León de Caracas, a
cargo de Héctor Pérez; el Coro de cámara Grupo Vocal Procanto, dirigido por Bladimir García; el Ensamble Soka bajo la
batuta de Omaira Naranjo y Sonata Clásica Navideña, de la mano de David Martínez, entre otros coros y agrupaciones
corales; todo esto, sin dejar de escribir canciones, poemas, obras de teatro y cuentos.
Gladys toma seriamente la escritura y decide asistir a los talleres literarios en la Casa de las Letras Andrés Bello, donde
participa en talleres de narrativa y de poesía, así como en la Casa de Rómulo Gallegos (CELARG). También profundiza en la
literatura infantil en Monte Ávila Editores. En los ámbitos musical y vocal, estudia en la Escuela José Reina con Marianella
Díaz, en el Museo del Teclado con Henry Mijares y Gilberto Simoza, en la Fundación Bigott con Janice Williams, en la Casa
de la Diversidad con Héctor Pérez y en la Universidad Bolivariana de Venezuela con Marlene Muñoz, Israel Girón, Luis
González y Luis Fernández, bajo la coordinación de Héctor Oropeza, así como con los cubanos Oscar Jova y Lien Díaz.
Gladys Urbina tiene en su haber, un cuento infantil llamado Gonko y la casa hindú (Fondo Editorial del Caribe, 2008) y
el premio del XVI Concurso infantil Miguel Vicente Patacaliente 2008, de la Fundación Cultural Barinas, con su cuento
En los ojos de mi vaca. Asimismo, posee tres libros en lista de publicación por el Fondo Editorial IPASME, uno de poesía
y dos cuentos para niños.
En la actualidad, Gladys se desempeña como cantacuentos en diversos eventos infantiles en la ciudad de Caracas y el
interior del país, expresando sus cantos de profunda reflexión y ecología. I

Gualberto Ibarreto

Gualberto Ibarreto es intérprete de música popular venezolana y latinoamericana.
Nace en el Pilar, edo. Sucre, Venezuela. Su abuela materna era bandolinista y poetisa; su abuelo materno constructor de bandolinas, violines y cuatros, sin embargo
fue su padre quien le enseñó las primeras “pisadas en el cuatro”. Su formación
como vocalista fue autodidacta aunque, en su infancia y adolescencia, tuvo contacto con músicos populares del Oriente del país, de quienes aprendió los estilos
de ejecución por medio de la audición y la observación. Recibió algunas nociones
de música académica de Tobías Hernández y del padre Raúl Benedetti. Cantó en
el Orfeón del Liceo Briceño Méndez y tocó la mandolina en la estudiantina del
Colegio San Antonio de Papua, de El Tigre, edo. Anzoátegui. Realizó sus primeras
presentaciones en 1973, en la sala de conciertos de la Universidad Central de Venezuela, donde se da a conocer como cantante de música folklórica venezolana.
Ese mismo año, participa en el I Festival Universitario de la Canción Venezolana,
celebrado en la Universidad de los Andes (donde cursó estudios de economía), y
obtiene el primer lugar por la interpretación de la canción Cerecita, de Luis Mariano Rivera. En 1975, se consagra con los éxitos María Antonia y Cuerpo Cobarde.
Gualberto ha trabajado durante muchos años en programas de televisión; en la década de los 70 incursiona en el mundo del
cine en calidad de actor, productor y cantante; participa en diversos festivales de música, entre los cuales se puede mencionar
la Conmemoración Aniversaria del Congreso An?ctiónico (Panamá, 1975), concierto Pro damni?cados de Apure (Venezuela,
1975) y el Festival de Música Popular y Folklórica (Venezuela, 1980), entre otros. Se ha presentado en diversas celebraciones
dando conciertos en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, el Aula Magna de la UCV, Hotel Tamanaco, Plaza Francia de
Altamira, Poliedro de Caracas, Centro Vinicio Mata, Estación El Valle del Metro de Caracas, en la Autopista del Valle. De igual
forma, se ha paseado por diversos escenarios en la mayoría de los países del continente americano. Ha ganado premios como
el Mara de Oro 1975, Guacaipuro de Oro 1977, Cardenal de Oro 1977, el Gran Sol de Oriente 1977 y ha sido homenajeado en
presentaciones en vivo y en series musicales tales como el casette 18 de la serie Música Folklórica de Venezuela.
Gualberto Ibarreto se ha interesado por la difusión de géneros tradicionales del Oriente venezolano como la malagueña, la
jota margariteña, la jota carupanera, el galerón, el polo margariteño y la gaita. Tiene en su haber alrededor de quince discos
que incluyen obras de los compositores Luis Mariano Rivera, Luis Guillermo González, Simón Díaz, Wladimir Aguilera, Augusto
Ramos, Enrique Hidalgo, Jesús Hernández Sarabia, Rubén Manuel Graterol Santander y José Sifontes.

Rafael «Pollo» Brito

Músico, solista, compositor y concertista de cuatro, Rafael “Pollo” Brito nace en
Caracas, en noviembre de 1971 e inicia sus estudios musicales formales con la Orquesta Nacional Juvenil del Estado Miranda, donde aprendió a tocar el oboe, instrumento que le acompañaría durante 12 años de su vida musical.
En el Conservatorio Superior de Música Simón Bolívar cursó una especialización en
este instrumento y ocupa el puesto de Primer oboe de la Orquesta Nacional del
Estado Miranda hasta 1992, para ser luego Primer y Segundo oboe de la Orquesta
Gran Mariscal de Ayacucho. Más tarde, participaría en la Orquesta Filarmónica Nacional y en la Orquesta Simón Bolívar.
Como cuatrista, instrumento que actualmente ejecuta, su formación comienza gracias a su padre Rafael “Gallo” (como él gusta llamar) Brito, y continúa en las filas de
la estudiantina San José Obrero. A partir de entonces, integraría gran cantidad de
agrupaciones dedicadas a la gaita zuliana. Se inicia con un grupo escolar llamado
Nazarenos de la Gaita, para luego ser parte fundamental de Sabor en Gaita, Los
Morillo, Guasinca Zuliana, Décima Gaitera, Trova Gaitera, Maragaita y Todos Estrellas. En el año 2000, recibió el premio Mara de Oro a la mejor voz juvenil.
Como voz solista, sus primeros pasos profesionales los da con Trova Gaitera, en 1996.
Mientras que en el caso del cuatro, destaca su ejecución en solitario como concertista, así como su participación en el
grupo Pabellón Sin Baranda, del cual es fundador, en el Ensamble Saúl Vera, Arcano, Alzheimer y BAK Trío, entre otros.
El “Pollo” Brito es uno de los ejecutantes del cuatro más reconocidos dentro y fuera de Venezuela, poseedor de un prodigioso estilo que ha sido definido como “sabroso, innovador y brillante”. Ha participado en infinidad de producciones
discográficas en su papel de cuatrista, tanto como miembro de los grupos mencionados como en rol de invitado, pero
también como voz solista, gracias a su versatilidad vocal. Cuenta con dos discos en solitario.

Cecilia Todd

Desde muy joven da sus primeros pasos en el camino de convertirse en una referencia del canto
popular y folklórico venezolano, lo que ha conseguido en una prolí?ca carrera, que comprende la
grabación de una docena de discos, la realización de innumerables conciertos y la investigación
sobre tradiciones musicales tanto del país como de naciones hermanas. Luego de formar parte
de un trío juvenil en el Colegio San José de Tarbes y pasar por el grupo de Alberto Espinoza, incursiona de lleno en el plano solista. A ?nes de los años 60, se prepara intensamente estudiando
teoría y solfeo, para continuar con estudios de guitarra bajo la guía de Alejandro Plaza. En 1970,
debuta como profesional junto a la agrupación Música Experimental Venezolana. Hasta 1973,
cumple con una robusta agenda de presentaciones en festivales y otros tipos de encuentros culturales, gracias a lo cual llega
hasta Canadá, Barbados y Perú. Entre 1974 y 1976, reside en Argentina donde inicia su carrera discográ?ca, en tanto se hace
de un nombre importante, que aún mantiene, dentro de la escena folklórica. Durante los años 70, se dedica a grabar música
popular venezolana y de países vecinos como Cuba, Perú y Brasil. Ya en los 80 publica, con Barrio Obrero, un disco dedicado a
la gaita zuliana. Poco tiempo después, es la música tradicional caraqueña, o cañonera, la que atrapa su atención y merece una
grabación exclusiva de la artista. En la misma época, aparece en un álbum como acompañante de otra cantante venezolana,
Soledad Bravo. En 1988, incorpora a su música de raíces las in?uencias de arreglistas y músicos urbanos, e incluye en su sonido
instrumentos eléctricos, teclados y programaciones, lo que añade un nuevo matiz a su particular estilo. En la década de los 90
y en lo que va de la del 2000, sigue su senda discográ?ca, editando discos donde alterna la música popular venezolana con
repertorios de otros lares como las Islas Canarias.
Durante toda su carrera, Todd ha complementado su actividad discográ?ca con un trabajo constante en el área de los conciertos. Se ha presentado en vivo en México, Inglaterra, Finlandia, España, Nicaragua, Cuba, Puerto Rico, Bolivia, Islas Canarias,
EUA y Brasil. Con su calidad y compromiso, que no declinan, ha seguido alimentando su prestigio en Venezuela y Argentina,
país que la ha adoptado como una nativa más. En su recorrido por la música, ha compartido escenario o estudios de grabación
con artistas como Inés Rinaldi, Chico Buarque, MPB 4, Mercedes Sosa, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Daniel Viglietti, Joan
Manuel Serrat, Astor Piazzola, Alberto Cortés, Alfredo Zitarrosa, Inti Illimani, Ilan Chester, Evio di Marzo y Libertad Lamarque,
entre otros. Como actriz, ha participado en varias películas venezolanas, siendo las más importantes Cocktail de camarones, del
director Alfredo Anzola, y Pequeña revancha, de Olegario Barrera