3 malos hábitos del cuatrista

Si te sientes estancado en tu aprendizaje del cuatro venezolano, es hora de que revises tus hábitos de práctica.  Muchos cuatristas no avanzan, no porque no posean la calidad o la creatividad suficiente como para brillar, sino porque se quedan estancados en una de estas tres áreas:

No practicar contínuamente

Quienes realmente se han destacado en el mundo del cuatro instrumental venezolano han sido personas que practican contínuamente desde que eran muchachos.

Aquí si se cumple a la perfección aquello de que “la práctica hace al maestro”.  Si no lo crees, pregúntale a un Jorge Glem cuántos años no pasó practicando y aprendiendo las bases, antes de convertirse en el mejor cuatrista de todos los tiempos, o pregúntale a un Luis Pino cuánto no le ha costado en práctica llegar a la calidad de interpretación con que ejecuta el cuatro.

No hacer ejercicios

Aprender a tocar el cuatro no es simplemente aprenderse canciones.  Mejorar y pulir la técnica requiere de aprenderse también unos cuantos ejercicios cortos en el cuatro.

Hay uno muy conocido que consiste en pasearse por todas las notas del cuatro desde el LA más grave hasta la nota más aguda que dé el instrumento. Suena así:

[audio:http://www.tucuatro.com/wp-content/uploads/sites/3/2011/09/A01.escalacompleta.mp3|titles=Escala Completa]

También otro que consiste en tocar las escalas una y otra vez.

No buscar nuevas formas de hacer lo mismo

No basta con aprenderse la mejor canción del mundo o la combinación de acordes más impresionante.  Hay que innovar, hay que tratar de hacer lo mismo de muchas maneras distintas.

Por ejemplo, ¿ya te aprendiste cómo marcar el Sol menor en un joropo en Mi menor?  Entonces aprende a sustituirlo usando un Solm6 o un Solm7.

¿La misión? Tratar de hacer lo mismo siempre de maneras distintas.  Quién sabe. De repente el próximo Jorge Glem o el próximo Cheo Hurtado podrías ser tú….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *