Freddy Reyna

Federico Reyna Revenga, músico, titiritero, artista y juguetero, nació en Caracas el 3 de abril de 1917.  Para evitar que lo llamaran “Federiquito”, su padre hizo que lo llamaran Fredy.  El futuro cuatrista siempre consideraría a su padre como su primer maestro y, ciertamente, resultó un modelo que repitió, tanto por  dmiración como por identifcación: de él destacaría su sentido rítmico y la fexibilidad en sus ejecuciones pianísticas.

En 1933, cuando su familia reconoce su vocación musical, Fredy Reyna  comienza a recibir clases particulares de guitarra con el profesor Raúl Borges y en 1935, se inscribe en la Escuela de Música y Declamación por sugerencia del mismo maestro.  En la cátedra de guitarra se encontraban ya Antonio Lauro, Flaminia Montenegro y Manuel Enrique Pérez Díaz. Allí también se toparía a dos grandes amigos, el músico y pintor Armando Barrios y el futuro compositor Antonio Estévez.

En la Escuela de Artes Plásticas estudia desde 1936 junto a Armando Barrios, Héctor Poleo, César Rengifo, Gabriel Bracho, Ventura Gómez y otros destacados pintores de esa generación.  En 1938 entra a formar parte del Orfeón Lamas, dirigido por Vicente Emilio Sojo, donde permanecería unos ocho años.  En 1941 se retira defnitivamente de la Escuela de Música y es en las artes plásticas donde concluiría sus estudios, especializándose en Educación Artística, mención Dibujo y Pintura, en 1939.

Fredy Reyna centra su actividad pedagógica en el Liceo Andrés Bello, en la asignatura Dibujo y Educación Artística, desde 1941 hasta 1947.  En 1939 ya había fundado el primer orfeón liceísta, del cual surgiría en 1942 el Orfeón de la Universidad Central de Venezuela.  En 1940 crea el primer Taller de Manualidades Masculino y, junto a Alberto de Paz y Mateos, el primer teatro liceísta.  En 1946, junto a Henry Thomson, funda el primer ballet liceísta y en 1948, el primer teatro de títeres liceísta.  En Enero de 1947 viaja a París junto a Lolita Páez, su esposa, donde realizaría estudios de escenografía en la École d’Art Apliqueé a l’Industrie con Max Bertrand, por un año, y asistiría a un curso práctico de guiñol con Gastón Baty.

En 1948 los esposos Reyna Páez retornan a Venezuela y en 1949, Fredy asume el ofcio de titiritero de manera profesional, convirtiéndose en fundador y director de la Escuela de Marionetas del Ministerio de Educación.  Al mismo tiempo crea, junto a Lolita, su propio Teatro de Títeres (Tamborón) con el que ofrecen más de 250 funciones en todo el país y más de 400 presentaciones en la incipiente televisión venezolana en un programa llamado Lolita y Fredy, el cual salió al aire durante tres años y medio y donde la presencia de la música era determinante.

Fredy Reyna creó una afinación cónsona relacionada con el instrumento al que estaba acostumbrado, o sea la guitarra grande, y cambiaría el temple tradicional del cuatro por otro, afinando la primera cuerda una octava superior.  Con la prima aguda se le facilitaría iniciar un repertorio de obras en las cuales el punteo y el acompañamiento funcionarían simultáneamente.

Fredy Reyna cambió la afinación tradicional del cuatro, ordenando la altura de sus cuerdas en un mismo sentido. Sin saberlo, convocaba profundas fuerzas que se manifestarían en su obra.  Con el cuatro afinado de esa forma le otorgó posibilidades más funcionales como instrumento solista, sin perder las cualidades propias del instrumento popular.  Fredy sintetizó en el cuatro su experiencia estética, indisolublemente vinculada a sus avatares biográficos, partiendo de la técnica guitarrística aprendida del maestro Raúl Borges, recogiendo la esencia de la ejecución popular de grandes cuatristas como Jacinto Pérez y Leoncio Narvarte, e incorporando elementos idiomáticos de los instrumentos hermanos latinoamericanos, de la guitarra flamenca y del caudal de riquezas que descubrió en las tablaturas antiguas.  Una de sus grandes ambiciones fue desarrollar la enseñanza de los temas venezolanos a través del cuatro y despertar en los niños, jóvenes y adultos, el amor por la cultura venezolana más auténtica.  En 1958, emprende un segundo viaje a Europa donde permanece hasta 1966, ofreciendo múltiples conciertos como cuatrista en las principales ciudades del viejo continente. Ya de vuelta a Venezuela, desarrolla una fuerte actividad pedagógica inclinada hacia los niños, la cual denominó Iniciación Artística Integral (IAI).

A partir de la década de los 70, Fredy Reyna alcanza el cenit de su labor concertística y, desde 1977, viajaría con frecuencia a Europa, Norteamérica y el Caribe, presentándose en importantes salas y festivales musicales.  Por esa misma época  formuló uno de sus más hermosos proyectos: El Museo del Cuatro, el cual contemplaría actividades pedagógicas, un taller de violería, la casa del cuatrista y recitales.  Además, ofrecería facilidades para la investigación, exhibición de instrumentos musicales, exposiciones itinerantes por el territorio nacional, así como publicaciones y grabaciones.

En 1978, para celebrar su sexagésimo primer aniversario, su familia crea la Fundación Fredy Reyna, llamada a preservar todo su hermoso legado: sus colecciones de juguetes, de muñecas y títeres de todas partes del mundo, así como de arte popular, incluyendo sus propias creaciones para estas colecciones.

En Marzo de 1980, Fredy Reyna realizó 23 conciertos en su gira nacional y en 1990, le es otorgado el Premio Nacional de Cultura Popular.  En 1994, su
estado de salud lo obliga a retirarse defnitivamente de la escena y ponerle punto final a una intensa labor de 50 años ininterrumpidos.  Durante su carrera musical editó 10 discos y de sus viajes logró reunir la colección privada de instrumentos y juguetes más importante de Venezuela.

Según sus propias palabras, era un hombre del renacimiento que vivía en el siglo XX, que conservaba la capacidad de pensar, imaginar, interpretar y crear ‘cuatro’ puntos cardinales de la imaginación, como ‘cuatro’ fueron sus hijos: Federico (diseñador y cuatrista), Tatiana (bailaora y maestra de danza), Maurice (compositor, intérprete y gourmet) y Anita (diseñadora gráfica).

Fredy Reyna muere en Caracas el 26 de Marzo de 2001, a pocos días de cumplir 83 años y con una fabulosa labor en su haber.  La fecha de su nacimiento (3 de Abril) se celebra con júbilo entre los grupos de cuatristas quienes consecuentemente organizan encuentros y conciertos en torno a su recuerdo y a su obra.

Discografía:

  • Método de Cuatro – 1956
  • Cuatro Suites de Cuatro – 1957 y 1958
  • América en el Cuatro – 1958
  • Fredy Reyna, Solos de Cuatro – 1972
  • Fredy Reyna, Solos de Cuatro – 1981
  • Danzas y Canciones para los Niños – 1981
  • Homenaje al Libertador Simón Bolívar – 1983
  • El Cuatro de Fredy Reyna – 1994
  • Homenaje a Fredy Reyna – 1997
  • Fredy Reyna, Cuatro Solista – 1997
  • 4 Suites de 4 – 2005 (reedición)

Contacto:                                                                                                    Maurice Reyna
E-mail:mauricereyna@cantv.net / www.fredyreyna.com

Un comentario en “Freddy Reyna

  1. Buscar los mecanismos para promover la afinación que utilizó el maestro Freddy Reyna, su repertorio y método, sería un excelente homenaje al maestro. Lamentablemente cada vez hay menos cuatristas tocan con la afinación Cam bur ton pin…
    Eduardo Ramírez Castro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *