3 factores importantes a considerar para ser un luthier exitoso

Un lutier es una persona que – además de reparar – fabrica instrumentos de cuerda, se le considera un profesional en la materia, pero en realidad, es mucho más que eso, se necesita tener más habilidades que solo ser carpintero y reparador. Un lutier es un artista, un soñador, un diseñador y un apasionado por lo que hace, que no es otra cosa que dar vida a un instrumento musical.

Hasta hace muy poco, se era lutier por oficio, por amor a ese arte de crear un instrumento musical, o por arreglar – con mucha dedicación – los que se dañaban. Un lutier aprendía como todos en un principio, siendo aprendiz de otro o por interés innato hacia el oficio.

Actualmente, aunque todavía no existe una carrera instituida como tal para el oficio de lutier, si hay varias instituciones que enseñan a través de cursos.

 

3 factores importantes a considerar si quieres ser un luthier exitoso

  1. Debes ser un apasionado de la construcción y arreglo de los instrumentos musicales: tiene que darse una gran conexión entre el lutier y la música, para darle vida a un instrumento, su forma de trabajar la madera y transformarla en algo tan sublime y único, es gran parte del éxito de un lutier. 
  • Debes conocer el instrumento al que te quieres dedicar: el aspirante a lutier, tiene que dominar todos los conocimientos sobre el instrumento, su historia, sus partes, sus orígenes, cada parte de este. Esto te ayudará a convertirte en un experto en la materia en tiempo récord.
  • Debes aprender carpintería: los conocimientos de carpintería son necesarios, puesto que es la forma que tiene el lutier de conocer los diferentes tipos de madera y cómo la selección de esta, influye en el resultado final; es decir, un instrumento con características específicas.

Un lutier, la mayoría de las veces, surge de una familia de lutieres o es el aprendiz de otro, ya establecido.

Hay casos donde el lutier, es una persona con una carrera y con trabajo alejado de la música y los instrumentos musicales, sin embargo, con el paso del tiempo se da cuenta que la lutería es lo que le apasiona y decide dedicarse por completo a este arte.

En otros casos, hay lutieres que no hicieron otra carrera, sino que dedicaron toda su vida a cultivar este oficio, logrando crear verdaderas obras de arte.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *