En nuestro artículo anterior sobre el Charango, aprendimos un poco sobre este instrumento y sobre sus características y dijimos que lo podemos encontrar en varios países de Latinoamérica, como, por ejemplo, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela.

En esta oportunidad queremos indagar sobre las canciones más populares donde se hace uso de este instrumento, de acuerdo a los distintos países de Latinoamérica.

El Charango en Bolivia

En Bolivia se le conoce en tres tamaños muy populares: el Walaycho de 50 cm, el Charango de 60 cm y el Ronroco de 75 cm.

El charango tiene gran difusión tanto en la música folclórica, popular y clásica de Bolivia. Se dice que nació en la ciudad de Potosí. Es el compañero inseparable de los indígenas en muchos poblados bolivianos. Es rey de los instrumentos tradicionales del altiplano boliviano.

Principales canciones bolivianas donde usan el charango:

  1. El Humahuaqueño, cuyo autor es Edmundo Zaldívar.
  1. Naranjitay, de Gilberto Rojas.
  1. Ojos azules, de Gilberto Rojas.
  1. Basta corazón no llores, de Bonny Terán.
  1. Sarita, Sarita y Sambita, de Edgar Ramos.
  1. Hombre abandonado, de Pablo Alborán.

El Charango en Perú

El Charango peruano es muy parecido a la guitarra española, pero varia en algunas regiones. Los charangos peruanos más conocidos son: Ayacuchano, Cusqueño, Puneño y Arequipeño. Se cree que existe en Perú desde el siglo Xlll.

Aquí te dejamos las principales canciones peruanas donde se ve el Charango:

  1. Golondrina viajera, de Guty Cárdenas.
  1. Waylia de navidad, del folklore popular.
  1. Cholo provinciano, de Luis Alberto Morales.
  1. Mi linda flor, de la autoría de Tomas Pacheco Claros.
  1. Adiós, adiós corazón amante, de Violeta Parra.
  1. Jardín abandonado, de Marcos Ordoñez.

El Charango en Ecuador

En Ecuador, según la tradición, al charango andino y a todos los demás instrumentos, se les atribuye espíritu, esencia e historia.

Las principales canciones en Ecuador que incluyen el Charango, son:

  1. Promesas, de Cesar Espada.
  1. Tres Marías, de Rodolfo Aicardi.
  1. Al besar un pétalo, de la autoría de Marco Tulio Hidrobo.
  1. Cantares del alma, de Carlos Bonilla Chávez.
  1. Guayaquil de mis amores, de los autores Lauro Dávila y Nicasio Safadi.
  1. Ecuador, del autor Rubén Barba.
  1. Sabor a miel, de Diana Mendiola.

 

El Charango en Colombia

Aunque el Charango no es oriundo de Colombia, sino de Bolivia, al final, todos los países andinos sienten pasión por este instrumento, gracias a que forma parte de su cultura.

En Colombia, específicamente en San Antonio de Cali, nace Yahbra, el laboratorio de la música andina, creado por un boliviano, Eddy Flores, y cuatro jóvenes colombianos, al rescate del charango y del folklor andino.

Algunos temas colombianos que integran el charango:

  1. Bambuco de la suite Nro 2, de Gentil Montaña.
  1. Bodas de oro, de autor desconocido.
  1. El Negrito, de la autoría de Atahualpa Yupanqui.
  1. El Humahuaqueño, de Edmundo Zaldívar.
  1. Andanzas, de Christian Pérez.

¡Llegamos a Venezuela! ¿Quieres saber que música interpretamos los venezolanos con el charango?

En Venezuela está bien arraigado el uso de charango, es común escuchar la expresión “Charango suena a Venezuela”, sobre todo en los andes del país.

Entre las principales canciones que se interpretan en Venezuela con este instrumento, están:

  1. Clavelito, de los autores Genaro Monreal y Federico Galindo.
  1. Joropo andino venezolano, de varios autores.
  2. Un charango en Venezuela, de Héctor Soto.
  1. El diablo suelto, de Heraclio Fernández.
  1. Embrujo de carnaval, de Héctor Soto.
  1. Mi ronroco tiene una pena, de Héctor Soto.

 

Disfruta de Héctor Soto charanguista chileno, interpretando el Diablo suelto.

¿Qué te ha parecido este pequeño recorrido musical por los Andes?

No olvides dejarnos tu opinión por aquí.

About the author

Comunicadora Social y amante de los idiomas. Experiencia y gusto especialmente por el “Inbound Marketing” o Marketing de Contenidos. 9 años de aprendizaje y crecimiento como Digital Marketer en la industria farmacéutica.

Leave a Reply