¿Por qué un niño venezolano debe aprender a tocar cuatro?

Es importante que los niños aprendan a tocar el cuatro venezolano, esto puede darles acercamiento y crearles pasión por el instrumento criollo, les permite ocupar su mente en una alguna actividad que es fantástica, e irse estimulando e involucrando con el sentimiento nacional.

La música ofrece muchos beneficios para el cerebro, especialmente para los niños, debido a que se encuentran en una etapa de desarrollo importante y, si se estimula bien su cerebro, pueden desarrollar habilidades de memoria, de lenguaje, de conducta y de inteligencia superior.

La música es campo de investigación para comprender más a profundidad algunos procesos mentales que están implícitos en el comportamiento humano.

Tocar un instrumento musical, como el cuatro, le brinda muchos beneficios a los más pequeños de la casa, como:

 

  • El desarrollo de habilidades y las funcionalidades del cerebro
  • El afianzamiento de sus capacidades
  • El fortalecimiento del sistema inmunológico
  • El mejoramiento de las habilidades de lectura y escritura, especialmente a niños con problemas de dislexia
  • Ayuda a reducir los niveles de estrés y de ansiedad
  • Facilita la cooperación entre grupos de trabajos y les ayuda a socializar más entre ellos mismos
  • Mejora los desórdenes alimenticios, ya que se desarrolla el área que tiene que ver con la recompensar, el placer y la motivación.

 

¿Por qué tocar un instrumento musical se relaciona con la elasticidad del cerebro?

Esto tiene mucha lógica, ya que para poder lograr la velocidad y sincronización en los dedos, es necesario que haya un gran entrenamiento mental por parte de la persona.

Un estudio realizado por la revista Journal of Neurocience, con niños de 6 años de edad, a quienes se les enseñó a tocar un instrumento durante 15 meses seguidos, demostraron al final del estudio, que hubo cambios importantes en su anatomía cerebral, indicando que las áreas empleadas para la música eran más activas y mayores.

Esto deja claro que es una práctica cuyo desarrollo no debe subestimarse. A los más pequeños se les hace más fácil, sin embargo, los adultos también pueden disfrutar de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *